Hemos estado hablando en capítulos anteriores relacionados con historias de arenas chicas, de la gran afición que se creó en la zona de Iztacalco, gracias a la Arena Monumental de Leonardo Morgado, en la Colonia Ramos Millán — Bramadero. Pero el sueño de promoción del Lic. Morgado fue fugaz, de únicamente dos años, dejando el local para otros servicios. No obstante que la Monumental dejó de funcionar en el año de 1965, encontramos que 10 años después todavía respondió con creces el público a una nueva arena… ¡La Apatlaco!

Raúl Reyes, promotor

En plena madurez de su carrera luchística, Raúl Reyes decidió invertir sus ganancias en la continuación de una arenita donde pudiera dar semanalmente funciones de lucha libre por el rumbo de la Calz. de la Viga; y aunque está enclavada en la Delegación Iztapalapa, únicamente separa de Iztacalco precisamente la Av. Apatlaco.

Raúl tenía muy buen cartel entre los coliseínos; e incluso sus primeras promociones contaban con algunos ases de la Arena México, combinados con elementos de las arenas chicas. En la primera etapa Reyes se asoció con Nacho Vázquez, y el local estaba ubicado en la calle de Francisco Villa.

Pero pronto la sociedad tuvo diferencias y conflictos, por lo que Raúl se separó rápidamente, encontrando otro nuevo socio de inmediato en Manuel Robles. Rápidamente encontraron otro terreno y en semanas adaptaron el baldío como arena, sin siquiera estar techado.

¡Dos Arenas Apatlaco!

Cabe destacar que hubo un momento en que estaban funcionando ¡dos Arenas Apatlaco!, porque Vázquez no dejó de promover, teniendo como matchmaker a Pepe Casas; pero cuando Raúl arrancó con su local, que para diferenciar del otro corralón le llamó Nueva Apatlaco, todo cambió con la competencia. Sobre todo, porque ambos locales funcionaban los sábados a la misma hora.

Pronto ganó terreno Reyes, provocando el cierre de la primera arena Apatlaco, desapareciendo del panorama luchístico a Vázquez; y Pepe Casas posteriormente se integró al equipo de colaboradores de Raúl.

Con mucha visión como promotor, Raúl Reyes supo hacer sensacionales combinaciones que le atrajeron un público muy fiel y que siempre le llenaron la Arena Apatlaco.

Además, el rollizo promotor norteño siempre estuvo con la corriente. Y cuando surgieron los luchadores independientes comandados por el promotor, Francisco Flores, Raúl fue de los primeros promotores capitalinos en presentarlos, dejando atrás la fidelidad coliseína, en aras de los triunfos empresariales.

¡Más arenas para el Zar!

Por cierto, varios empresarios posteriormente se fijaron en Raúl Reyes, al que contrataron como matchmaker, llegando a tener un formidable circuito de arenas chicas. Tuvo por ejemplo la Arena del Moral, que se ubicaba en Av. Rojo Gómez y Eje 6 Sur, pero por poco tiempo; también por el rumbo de Iztapalapa del Deportivo G-2; más allá en Tulyehualco, la Arena Azteca del Lic. Gordoa (por cierto, a sólo dos calles de la vieja casona donde vivió Santo, el Enmascarado de Plata). Con el paso de los años Reyes fue propietario de la Arena Azteca. También contó con una increíble y duradera temporada de éxitos en la arena Puente Negro. ¡Fue Reyes el Zar de las Arenas chicas!

La Arena Xochimilco

Mención especial merece la Arena Xochimilco de Ángel Contreras, que en cuanto fue el programador Raúl Reyes, se incluyó del mismo modo convertido en un local atractivo para los fans luchisticos. Qué buenos programas desfilaron ahí, incluyendo todavía la incursión de superestrellas del calibre de: Santo, Mil Máscaras, Solitario, Aníbal, Tinieblas, Huracán Ramírez, Blue Demon, Perro Aguayo, Ray Mendoza, Canek, Dos Caras y Villano III entre otros de una muy larga lista.

Su familia: su equipo

El gran secreto del éxito de Raúl Reyes como promotor fue el gran apoyo que le daba su equipo de colaboradores, integrado por los miembros de su familia: su esposa Pilar Ham, su mamá Teresita Medel (réferi); y sus hijos. Ismael (además luchó como el Impacto, el ahora Zapatista), Tere y Ricardo; que son quienes actualmente sostienen la tradición y el prestigio de la promoción, en diversos locales de provincia, incursionando eventualmente en locales capitalinos.

Sus estrellas

Otro éxito grande de Raúl Reyes, aparte, fue su visión para hacer grandes figuras de los cuadriláteros. Prácticamente hizo desde cero a: MS1, Tierra, Viento y Fuego, Ojo de Tigre, MS2, Masakre, Negro Casas, Belcebú, Hara Kiri, Impacto, Canelo Casas (Heavy Metal) y el Felino. Todos ellos llegaron a incursionar a lo grande en la Arena México.

Mención especial, merecen dos elementos surgidos de Apatlaco y en general de los locales de Raúl Reyes; ellos son: Máquina Salvaje y Octagón. El primero, Eduardo Mercado, pudo haber llegado a ser el Mil Máscaras de los rudos; tuvo una proyección increíble y con el toque mágico de ser taquillero.

Respecto a Octagón, todos sabemos que fue la última figura grande de la Arena México. Después de él nadie ha llenado con su solo nombre y presencia el gran local. Además, Octagón se mantiene vigente como la máxima figura de AAA.

Sus gladiadores locales

Como todo promotor de provincia o de arenas chicas, Raúl Reyes creó su propio elenco, para no tener que depender de los grandes promotores y las estrellas de la lucha libre.

Sería interminable la cuenta de luchadores que él hizo en su gimnasio y que posteriormente dio oportunidad en la programación. Unos le funcionaron, otros no, pero el intento se hizo…

Entre ellos: el Herrero, Negro Peralta, Príncipe Island, Remo Banda (el Volador), Gran Guerrero, Thunder, Supermáquina, Destructor de Ídolos, los Clímax I y II, los. Robots R-2 y C-3, Los Vándalos, Ártico, Freddy Mendoza, Sagitario, Rey Suicida, Masdek, Prisma, Lalo Ballesteros, Los Bengalas (Tony Cárdenas y Sucio), Los Caballeros Negros, Inflama, Birdboy, Visión 2000, Black Boy, Los Sangre Rebelde, El Ilegal, Ciclón Azul, Sprayman, Pequeño Cometa, Los Espuelas de Oro, Los Flamas Doradas, Los Impalas, Guerrero del Bronx, Aéreo, Lanzallamas, El Macho, Al Rojo Vivo, Máquina Infernal, Arafath, Estallido, Xanadú, Héctor y Marcos Valente, Porshe, Hienas Rojas, Super Fuego, Sangre y Fuego, Eddy Bananas, Horror, Gena El Brujo, Perro Negro, Halcón Guerrero, La Amenaza Elegante y muchísimos más.

Sin arenas

Cuando se llegó la crisis severa de la lucha libre en los tiempos modernos, prácticamente Raúl Reyes se quedó sin arenas. Vendió la Azteca y rentó la Apatlaco. Ahora descansa en paz.

Esta entrevista se publicó en la revista BOX Y LUCHA edición 2482, en noviembre de 2000.