“Nunca he defraudado a la lucha libre”: Scorpio Jr.

2939-scorpio-y-scorpio-jr

Acabo de cumplir 25 años de luchador y creo que he cumplido cabalmente con lo que me propuse al inicio de mi carrera como luchador, que fue dar siempre mi máximo esfuerzo y creo que he cumplido con mi misión.” Estas fueron las palabras con las que dio inicio la entrevista que tuvimos con Scorpio Jr. tras cumplir 25 años como luchador profesional. “Para que fuera luchador mi papá me puso como condición que tuviera una carrera universitaria, le cumplí, pero nunca he ejercido la carrera de Economía que cursé.

“Inicié con el nombre de Imagen y cuando terminé mi carrera inicié como Scorpio Jr.. Ahí empezó mi arduo ajetreo en la lucha libre y empecé a subir peldaños. Debuté en una primera lucha en El Toreo de Cuatro Caminos, y así seguí hasta llegar a las luchas estrellas y ganar las máscaras de Rocky Santana, que era El Tortuguillo, y Black Scorpio, un luchador americano muy bueno. Obtuve el campeonato mundial de tríos. La lucha libre me envolvió, me encantó y dije: tengo que ser muy bueno, por lo menos mejor luchador que ecónomo. Y creo, no he defraudado a la lucha libre.

“Mi papá empezó a luchar en Nuevo Laredo, Tamaulipas, pidió una licencia en su trabajo, inclusive él construyó la Arena Cuatro Caminos de Nuevo Laredo. Ahí empezó a hacer pareja con El Carnicero Grimaldo, quien fue el primer Scorpio Jr, quien fuera mi padrino y perdiera la máscara contra Huracán Ramírez en la Arena México. Entonces mi papá se fue tres años: iba, venía, iba, venía y se iba fogueando como luchador, y yo estudiando al lado de mi mamá, hasta que a los 14 años fui al INDE (Instituto Nacional del Deporte) y me metí a lucha olímpica, en donde conocí a Daniel Aceves, Memo Díaz y muchos amigos que ahora dan clases de lucha olímpica y varios de ellos triunfaron en esta disciplina.

“Estuve en lucha olímpica dos años, mi papá lo sabía pero no le daba importancia porque yo seguía estudiando. Cuando tenía 16 años fui a la Arena México con el profesor Rafael Salamanca, en el primer entrenamiento me puso una friega que hasta vomité. Al otro día llegó mi papá a entrenar y le dijo el profesor: Ya te fregaste, porque tu hijo va a ser luchador porque regresó a entrenar. Con anterioridad mi padre le había dicho que no quería que yo luchara, y le pidió que me diera un entrenamiento fuerte. Me puso a hacer tombling, subir escaleras, lucha olímpica, lucha libre, entró el profe Salamanca y me dio una arrastrada. Bajé del ring y fui a vomitar al baño, aun así regrese al otro día. En ese tiempo tenía 16 años.

“Había veces que acompañaba a mi padre a verlo luchar a lugares cercanos y empecé a conocer al Rayo de Jalisco, a René Guajardo, Ángel Blanco, Dr. Wagner, TNT y otros luchadores de gran trayectoria que bromeaban conmigo. Incluso, René Guajardo me decía que si iba a ser luchador y le comentaba que no. El día de mi debut lo recuerdo como si fuera ayer y ya pasaron 25 años. Fue en Actopan, Hidalgo. La arena se estaba estrenando, tenía un ring de lujo; éramos Piloto Suicida y yo para Los Bándalos (Memo Arenas y Ray Torres) Al salir al pasillo, me quería regresar y ahí estaba mi papá que me dijo: ¿No que querías luchar? Pues adelante. Fue el 30 de agosto de 1984. Mis rivales eran luchadores hechos y derechos y me trataron como se trataba en ese tiempo a los principiantes.

“Con el tiempo, las cosas cambiaron y luchaba contra Súper Astro, Falcón, Halcón, Solar, Silver King y Texano. Con esa gente tenía uno que aprender a fuerzas porque eran rivales muy duros. Quisiera que el nombre de Imagen no se perdiera, que lo utilizaran mis hijos, aunque no sé qué vaya a pasar con ellos. Los dos están en lucha olímpica, pero tengo el ejemplo de mi hermano que nunca quiso ser luchador. Cuando desaparecido Lucha Libre Internacional fui al CMLL y estuve dos años esperando, porque lo tenían a uno probando y aunque venía de ser estrella en El Toreo no me daban el visto bueno. Fue hasta que me juntaron con La Bestia Salvaje y Emilio Charles que se dio una real oportunidad; aun así, el grupo de luchadores de Guadalajara era muy cerrado y no te dejaban pasar. Incluso tuve que agarrarme a golpes con Emilio Charles, Bestia Salvaje y Atlantis, y cuando vieron que uno tenía agallas para salir adelante fue como me aceptaron. En ese tiempo, Sangre Chicana decide irse a Triple A y me aceptan.

“Debo agradecer a mi familia que siempre me ha echado la mano, en especial a mi esposa Kate, porque la lucha libre te cobra todo: las malcomidas, los viajes, pero también me ha dado mucho. Soy de los luchadores que más campeonatos ha obtenido. Son 17 los que acumulo y los que me faltan. He tenido del CMLL, UWA, WWA, WCW. Recuerdo que cuando empecé sólo quería tener uno en mi poder. Mis mejores triunfos han sido cuando gané la máscara de Black Scorpio y la primera edición de La Leyenda de Plata. Gracias por todo el apoyo y aún queda Scorpio Jr. para un buen rato.”

Artículos relacionados:
{module 163}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra