El regreso de Astral a la monumental Arena México ha sido triunfal, esta semana participa en la eliminatoria por dicho campeonato.

«Me siento un nuevo Astral, renovado, física y mentalmente».

En el caso de Suicida no es la excepción

«El cambio que tuve le ha gustado mucho a la gente, tuve mucha aceptación, se han dado grandes oportunidades, tuve la oportunidad de estar en tercera, cuarta lucha y hoy tenemos esta nueva oportunidad de ir por ese campeonato que lleva gran historia y es la recompensa de todo nuestro esfuerzo».

Para Astral ya estar considerado en esta eliminatoria ya es un gran logro.

«Me gusta soñar en grande, va a ser un gran torneo, ya es una gran dicha estar en este evento, hay que seguir preparándose para dar lo mejor este próximo viernes, viene un encuentro interesante, diferente y sin duda grandes batallas.

Suicidad recuerda la gran historia que posee este campeonato.

«Íconos han portado ese campeonato, lo que me motiva a trabajar el doble, me gustaría obtenerlo para consolidarme como una estrella, ya trabajé mucho por uno y no se me dio, espero que éste se pueda concretar y si no buscaré ser el retador número uno».

La falta de oportunidades es para muchos una constante, sin embargo, para Astral y Suicida no ha sido así pues las oportunidades no han faltado.

Astral: Yo creo que los tiempos de Dios son perfectos, estuve ausente durante poco las de tres años y en mi regreso, al poco tiempo soy considerado para esta oportunidad, entonces me siento motivado, la Arena te motiva y la gente por igual.

Para Suicida el cambio reitera, ha sido un gran acierto.

Suicida mencionó que el descanso obligatorio los hizo anhelar el ring y darle el valor a los campeonatos como solo en la empresa se hace.

Quieren cerrar el año con cosas fuertes. Le están echando ganas y les encantaría estar en el 89 aniversario, la fiesta máxima de la lucha libre.

Para ambos gladiadores el rival a vencer es el queretana Rey Cometa, a quien ven como el más experimentado y con quien comparten similitud en su estilo de lucha.