Desde la tercera 18/2/2015

Como cada miércoles sonó el pitazo para que arranque “Desde la tercera”. En esta ocasión quiero comentarles sobre la WWE (World Wrestling Entreteiment).

La compañía norteamericana se ha caracterizado por hacer grandes espectáculos y hacer que estos compaginen con la lucha libre. A muchos de los aficionados se les hace una falta de respeto que a la WWE se le tome en cuenta como parte del deporte del costalazo.

Sin embargo hay que poner claras las situaciones, y es que como recordarán la última gran explosión de la actividad del catch, fue por allá de 2005, 2007, cuando el ahora Myztezyz apareció en las batallas estelares enfundado en el equipo de Místico. Ahí la gente abarrotaba la arena México para ver a su ídolo.

En esa época la World Wrestling Entreteiment comenzó a venir a nuestro país, recuerdo que las filas eran enormes para conseguir boletos y estos se acababan rapidísimo. También viene a mi memoria que las playeras de Hulk Hogan, Shawn Michaels, Eddie Guerrero, entre otros se comercializaban en grandes cantidades, basta que les diga, que en la TNT (Convención de comix que se realiza en Tlatelolco dos veces por año) se conseguían los cd`s con la música de entrada de los selváticos gabachos.

Lo que quiero decir es que si bien, a muchas personas la WWE les parece verdadera basura, también hay que reconocer que hay algo que hace bien, y es darle proyección a la actividad llamada lucha libre.

Sé que ahorita varios me van a querer fusilar porque estoy comparando a la transnacional con nuestro amado deporte de las máscaras y las llaves, pero hay que ser críticos y darle crédito a los norteamericanos.

Seamos sinceros ¿Nadie se emocionó al escuchar el tema de Hulk Hogan y ver que las pantallas se pintaban de amarillo con rojo? O que tal cuando las bocinas del televisor retumbaba el “If you smell what the Rock is cooking”, en voz de la Roca, que en ese momento era campeón mundial de la agrupación, pienso que por ahí debe de existir uno que otro al que sí se le erizaron las entrañas.

Al menos al que escribe, sí se le ponía la piel chinita porque también esos monstruos llenos de músculos fueron sus ídolos, los disfrutó, los abucheó y aplaudió. En la época moderna, la WWE cayó un poco en la monotonía y dejó de ser, digámoslo así, tan violenta, debido a que se convirtió un producto dirigido a los niños.

Por lo que para concluir, no todo lo que venga de Macmahonlandia es malo y dañino para el pancracio, dejémoslo en que es otro estilo, así como los japoneses y nosotros tenemos el nuestro. En fin por hoy se escuchó la tercera palmada. Espero sus comentarios, porque recuerden que este espacio es suyo.

Por |2018-12-02T20:48:16-06:0018/febrero/2015|Desde la tercera|

About the autor: