No solo es un estandarte en el CMLL, es un ícono en la lucha libre mexicana, es la máscara más cotizada se la lucha; sobre todo, ha sido un ejemplo a seguir por su blanca trayectoria.
Atlantis ha demostrado ser un padre muy padre, pues ha apoyado a sus hijos desde pequeños.

Y es que desde niños tomaron clases de música y de inglés que hoy en día, les han ayudado en su vida profesional.

El conocido como «el ídolo de los niños» exigió a su junior terminar la escuela para poder entrar en el mundo de la lucha libre, siempre inculcando el respeto, disciplina y compromiso.
Al parecer, esas enseñanzas están dando frutos pues, aunque su hijo mayor no abrazó la lucha libre, es un gran ingeniero que agradece y ve con orgullo el esfuerzo que ha hecho su padre. Lo mismo Atlantis Jr. quien se ha abierto paso en el difícil mundo de los costalazos. Sin lugar a dudas, un hombre que ha sabido tener una gran familia y junto con su esposa, han hecho un esfuerzo para que sus hijos sean hombres de bien.

En el Consejo Mundial de Lucha Libre se mantienen vigentes las tradiciones y desde hace mucho tiempo, se suman a la festividad del Día del Padre y desde estas líneas reconocemos el gran esfuerzo que han hecho muchos de ellos por sus familias. En estos tiempos en que abundan los juniors o las generaciones de luchadores una felicitación para todos aquellos gladiadores que han visto cristalizado su sueño, de ver a sus hijos luchar junto a ellos.