Mientras Alfonso Peñaloza terminaba de rapar a Rey Escorpión, Box y Lucha tuvo la oportunidad de conversar con este gladiador originario de Guaymas, Sonora, quien comentó, respecto a su lucha contra Último Guerrero:

“Se quiso meter conmigo usando los puños y le fue muy mal porque le reventé la nariz. Yo sé lucha libre pero también conozco de box, así que no supo con quién se puso. Aunque también me voy con un golpe en la nariz, no me importa, porque definitivamente me ganó por suerte, y ganó una batalla pero no la guerra: la cabellera crece y estas ganas de retirarlo siguen aquí.

“Este tropiezo para mí no es una derrota… Yo llegué hace seis años sin ser nadie, pero gracias a mi profesionalismo he salido adelante. Realmente para mí es un triunfo porque Dios me está dando más de lo que merezco. Además, todos tropezamos alguna vez y nos levantamos con más fuerza: El veneno negro se cae pero se levanta más fuerte, porque lo que digo con la boca lo sostengo con los pantalones.

“Últimamente, mis rivales siempre me atacan golpeándome la rodilla porque saben que estoy lastimado. Ahorita ando con la pierna falseada, pero aun así di mi máximo esfuerzo en esta lucha. Siento que la gente vio que la batalla fue un 50 por ciento para él y el otro 50 por ciento para mí. El público vio que yo lo quería acabar, pero el réferi se empezó a meter.”

Para finalizar, sentenció:

“¡No te sientas grande Guerrero, porque no necesito que nadie cobre venganza por mí. Yo puedo hacerlo en cualquier momento!”