.

Nació Cuauhtémoc Diablo Velasco, quien tuvo su etapa como luchador y como réferi sin pena ni gloria. Eso sí, como entrenador se le considera el mejor que ha tenido México, con incontables alumnos, entre ellos extranjeros, por ejemplo de Japón. Todas estas enseñanzas las realizó por décadas en Guadalajara.