Villano III

/Villano III
8 10, 2009

Recuerdos del Villano III – 2938

By | 8/octubre/2009|Villano III|

En esta ocasión, y aprovechando que está cumpliendo 25 años como luchador, hablaremos de Rafael Núñez, conocido como Scorpio Jr. Tengo varias anécdotas que contar de él, como luchador y como persona. En sus inicios, cuando debutó como luchador en El Toreo de Cuatro Caminos como La Imagen y como todos cuando empezamos en este negocio, no tenía experiencia, pero lo que sí tenía y ha ido ganando conforme pasa el tiempo es ser más inteligente en el ring y ha triunfado plenamente porque se ha enfrentado a todas las figuras que la lucha libre ha tenido en los últimos 25 años. Llegó a ser pareja o luchar con Canek, Dos Caras, Gran Hamada, Solitario y todos los gladiadores estrellas de los tiempos de los luchadores independientes. En ese tiempo llegó de Estados Unidos, recomendado por Búfalo Allen, Black Scorpio; Rafael Núñez ya luchaba como Scorpio Jr. y se enfrentó en una lucha de máscara contra máscara contra el estadounidense. Yo estaba programado en ese mismo cartel y vi la lucha, fue un triunfo memorable para Scorpio Jr.. Bien ganado, bien trabajado porque su rival era de muy buena categoría porque venía de trabajar en las grandes empresas como New Japan, ese triunfo sobre Black Scorpio lo catapultó hacia grandes alturas. Tuvimos bastantes enfrentamientos, siempre luchas sangrientas y se han cerrado muchos episodios, pero no ha acabado nuestra rivalidad. Una de esas luchas sangrientas fue en Jalapa, Veracruz, cabellera contra cabellera. Fue una lucha bastante larga, emotiva, con un calor endemoniado y un entradón digno de esa ciudad. Días antes Scorpio Jr. había declarado que me iba a ganar y humillar como lo había hecho con anterioridad. Efectivamente me había ganado, pero lo había hecho con trampa, mediante golpes prohibidos y cosas ajenas a la lucha libre. La lucha siguió hasta la tercera caída, donde logré derrotarlo con una llave, variante de la cerrajera, que no resistió. Esa es una de las luchas que más me ha costado trabajo ganar. […]

8 10, 2009

Recuerdos del Villano III – 2936

By | 8/octubre/2009|Villano III|

Unas mujeres policías que venían con El Matemático-una de ellas su novia- empezaron a echar gas lacrimógenohacía donde estábamos nosotros. No nos alcanzó a llegar, pero al público sí. Hola queridos amigos, reciban muchos saludos. En esta ocasión recordaré un accidente que tuvimos mis hermanos Villano I, Villano II y yo, en la cancha de San Pedro en la ciudad de Puebla. En ese tiempo era una etapa muy bonita para todos nosotros porque no trabajábamos muy seguido juntos y ese día fue algo muy bonito. Luchamos contra El Matemático, El Químico y Tony Salazar. La arena estaba a reventar, lo cual era común en ese lugar, ya que la gente era muy aficionada a la lucha libre. Subimos al ring y todo iba normal, pero en la tercera caída se calentaron los ánimos porque estábamos dominando plenamente la lucha, al grado que no dejábamos hacer nada a nuestros rivales. Al final de la lucha ganamos y antes de bajar del ring el señor Gori Medina -que era promotor de ese lugar- se acercó y se fue al vestidor con nosotros. Ante la puerta de entrada había una escalera, de pronto volteo y observo que mucha gente empieza a salir en forma desesperada, lo cual se me hizo extraño. Al entrar al vestidor sentimos una desesperación terrible: Gori Medina nos dijo que unas mujeres policías que venían con El Matemático -una de ellas su novia- empezaron a echar gas lacrimógeno hacía donde estábamos nosotros. Por fortuna no nos alcanzó a llegar, no así con el público, que al sentir el ardor en los ojos empezó a correr desaforadamente. […]

20 08, 2009

Recuerdos del Villano III – 2934

By | 20/agosto/2009|Villano III|

Aquella noche, se cayó la maleta de mi padre, y El Solitario también perdió la suya. Hola, queridos lectores. En esta ocasión hablaremos de una anécdota curiosa que me sucedió una ocasión que fui a trabajar por el sureste del país, con un promotor que se llamaba José Luís Vallejo. Siempre fue de trato muy cordial, benévolo, buena gente, noble; nos llevaba a luchar a Cancún, Cozumel, Chetumal, Valladolid e Isla Mujeres. En esa gira íbamos El Solitario, Gran Hamada, Ángel Blanco, René Guajardo, Aníbal, Ray Mendoza y un servidor. En el viaje de Mérida a Cancún sucedió algo muy curioso: no nos percatamos de que en el trayecto se cayeron algunas maletas, y casi llegando a Cancún nos dimos cuenta porque que se cayó la maleta de mi papá. Viajábamos en una combi y había otro vehículo donde iba un luchador yucateco, quien me iba a disputar el campeonato mundial. Cuando cayó la maleta de mi papá todos empezamos a gritar: ¡Se cayó una maleta!, entonces el promotor bajó y se echó una carrera bastante peligrosa, porque la carretera era angosta, de doble circulación y solo tenía dos carriles. Había muchos matorrales en toda la orilla. Cuando revisamos el equipaje nos dimos cuenta que, además de la maleta de mi papá, faltaban más. El Solitario, Gran Hamada y Aníbal iban en el carro de mi rival, pero como no cabían sus maletas allá las echaron en la combi donde veníamos nosotros. […]

20 08, 2009

Recuerdos del Villano III – 2933

By | 20/agosto/2009|Villano III|

Con Carlos Plata, tuve una travesía bastante accidentada por Monterrey y Nuevo Laredo. Hola, queridos amigos. Les contaré una travesía que tuve con Carlos Plata por Monterrey y Nuevo Laredo. Viajábamos en un carro que alquilé en el aeropuerto de Monterrey. Primero trabajamos, esa misma noche, en la Arena Monumental; al otro día, como a las 4 de la tarde, salimos a Nuevo Laredo. Carlos Plata era mi acompañante, era buen amigo y poco tiempo después me pidió que fuéramos compadres, a lo cual, gustoso, accedí. Cuando veníamos de regreso de Nuevo Laredo se nos ponchó una llanta, nos salimos de la carretera pero, gracias a Dios, no hubo consecuencias qué lamentar, pero si nos llevamos un tremendo susto. Llegamos a Monterrey, y al otro día, martes, fuimos a trabajar a Matamoros; allí nos quedamos y el miércoles salimos para Reynosa; el jueves regresamos nuevamente a Monterrey para tomar el avión que nos traería al DF; veníamos cansados porque en el retorno de Matamoros se descompuso el carro y tuvimos que quedarnos ahí todo un día. Nuestro viaje al DF estaba programado para las 8 de la mañana, pero no fue posible porque llegamos hasta las dos del siguiente día. Llegamos a México como a las 4 de la tarde y teníamos que ir a luchar a Toluca, nos fuimos en un carro LTD que era de mi propiedad, estaba nuevecito. Antes de partir, me encontré con un amigo de Guadalajara que quería ir con nosotros, era amigo de Guajardo, Lagarde, Solitario y de mi padre, Ray Mendoza. Le decían El Gangster; su hijo se ofreció para acompañarnos a Toluca. Le pregunté si sabía manejar, y dijo que sí. De ida yo manejé. Al terminar la función fuimos a cenar, y cuando veníamos de regreso comenté que estaba cansado por tantas desveladas. Con Carlos Plata, acordamos pedirle a aquel muchacho que manejara hasta el DF. […]

5 08, 2009

Recuerdos del Villano III

By | 5/agosto/2009|Villano III|

Hola, queridos amigos. En esta ocasión les contaré de Los Misioneros de la Muerte y Los Fantásticos. Los primeros eran Signo, Negro Navarro y El Texano (el trío original); posteriormente, El Texano salió de la tercia para irse a la Empresa Mexicana de Lucha Libre. Por esas fechas, Los Fantásticos eran Kato Kung Lee, Kung Fu y Blackman. Resulta que ambos tríos tuvieron problemas para trasladarse a Zacatecas porque llegaron tarde al aeropuerto de la ciudad de México, y perdieron el vuelo. Ese día iban a disputar el campeonato mundial de tercias, los monarcas eran Los Misioneros. Era tal desesperación de los gladiadores (ya eran las cuatro de la tarde, y por carretera no llegarían a tiempo) que trataron de abordar a la fuerza el avión, lo que les trajo problemas con la policía, que los quería arrestar. Como pudieron, solucionaron el asunto, y al ver que ya nada había que hacer en el aeropuerto, se encaminaron a Zacatecas en automóvil. Cargaron gasolina y no pararon. Pasando Querétaro, Los Fantásticos tuvieron otro problema ya que iban a exceso velocidad; una patrulla Federal de Caminos los detuvo y ya nos los quería dejar seguir, los hicieron abrir cajuelas para verificar que no llevaran cosas prohibidas como armas o droga. Cuando se dieron cuenta que eran luchadores, los federales les pidieron una disculpa y los dejaron continuar, pero ahí perdieron quince o veinte minutos. Con todo y conflictos, llegaron corriendo a la función, como las 11:30 de la noche. Explicaron brevemente al promotor su odisea, pero aún así, el comisionado de lucha los quería multar. […]

20 07, 2009

Recuerdos del Villano III

By | 20/julio/2009|Villano III|

Hola, queridos amigos lectores. En esta ocasión les contaré un incidente que ocurrió en un pueblo de Oaxaca, en los límites con Puebla. De entrada, nos dijeron quienes organizaron el evento que nos llevaban a una función adelante de Tehuacán. Así fue como partimos con la confianza de que regresaríamos pronto. Primero, luchamos en Tehuacán, la entrada fue buena y la función transcurrió con normalidad. Íbamos Villano IV, Súper Muñeco, Los Payasos, Máscara Sagrada, Mascarita Sagrada, Octagoncito y Fuerza Guerrera, entre otros luchadores. Dormimos en Tehuacán y al otro día, a las 8 de la mañana, nos llevaron a desayunar e iniciamos la travesía hacia nuestra siguiente presentación. Tras cuatro horas de recorrido, preguntamos cuánto faltaba. “Ya vamos a llegar”, nos decían. Cinco horas y nada; seis y nada, siete horas y no llegábamos. Al fin llegamos a una vereda de terracería, nos cambiaron de transporte porque el camión en el que íbamos no pasaba por el camino tan angosto; nos subieron a unas camionetas de la policía municipal. No tenía ni la más remota idea dónde estábamos. Tras otros cuarenta minutos de trayecto, llegamos a nuestro destino, la gente nos identificó plenamente y nos saludaron. Eran como las 4 de la tarde, aproximadamente; nos llevaron a comer. Nos dijeron que no había llegado el ring y que la función iniciaría a las seis para que terminara temprano y poder regresar tranquilamente a México. Nos llevaron a donde nos pondríamos nuestros equipos. Eran las siete de la noche y el ring no llegaba, porque quien lo transportaba se había equivocado: estaba en otro pueblo, con el mismo nombre, pero cerca de Tlaxcala. Los aficionados se impacientaron; el alcalde de un pueblo vecino, que traía unas copas encima, empezó a incitar a la gente. […]

9 07, 2009

Recuerdos del Villano III

By | 9/julio/2009|Villano III|

Hola, queridos amigos; en esta ocasión voy a platicar de unos detalles que me sucedieron con los hoy desaparecidos compañeros La Parkita y Espectrito II, que eran los gemelos Alejandro y Alberto Pérez Jiménez, quienes, desafortunadamente, fueron encontrados muertos en circunstancias aún no claras, en un hotel de paso de la ciudad de México, según informes de las autoridades correspondientes. En una ocasión nos tocó luchar a La Parkita y a su servidor en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Durante la función, varias veces se fue la luz, pero como la arena tenía planta propia, cuando fallaba la energía eléctrica, automáticamente funcionaba la planta. La Parkita se presentó en la segunda lucha; cuando bajó del ring me dijo que me esperaba hasta que yo acabara, para irnos juntos al hotel. Cuando bajé del ring, entré al vestidor y me bañé; él platicaba con los compañeros, aún vestido con su equipo de luchador, ya que no llevaba cosas para bañarse. Cuando íbamos a salir de la arena se puso unos pants encima. Al llegar al hotel me dijo que iba a comprar unas cosas a una tienda de autoservicio que se encontraba enfrente, yo me subí a la habitación y le dije que lo esperaba para irnos a cenar. Entré al cuarto, y cuando dejaba mi maleta, nuevamente se fue la luz, y desafortunadamente el hotel no contaba con planta, así que a oscuras salí rápidamente al pasillo, y cuál fue mi sorpresa al ver una osamenta que se movía y venía a mi encuentro y me empezó a hablar: “¿Qué pasó, mi Arturín, ¿ya nos vamos a cenar?” Enseguida me di cuenta que era La Parkita, pero como los huesos de su equipo de lucha eran fluorescentes, brillaban en la oscuridad. En seguida le dije: “Mi Betín, me metiste un susto y ya me iba a echar a correr”. Cuando llegamos a cenar, a pesar del hambre que decía tener, seguía muerto de risa del susto que me metió. Otra ocasión me tocó ir a trabajar a Salamanca, Guanajuato. En la central camionera me encontré al Espectrito, nos tocó viajar en el mismo camión, todo iba transcurriendo en forma normal hasta que el conductor hizo un alto en el paradero de San Pedro, antes de llegar a Querétaro; algunos pasajeros bajaron al sanitario y a comer. Fui al baño, subí al autobús y me quedé dormido. Desperté al llegar a Salamanca, me dí cuenta que no venía en el autobús El Espectrito, enseguida le comenté al chofer que había dejado a un pasajero, pero me contestó que en el paradero habían subido todos. […]

25 06, 2009

Recuerdos del Villano III

By | 25/junio/2009|Villano III|

Hola, queridos amigos; una vez más, la lucha libre está de luto, ya que se fue uno de los luchadores que abrieron brecha. César Valentino se preocupó por aprender los secretos de este deporte. En sus inicios, tuvo la dedicación de aprender lucha olímpica, intercolegial y todo lo que se refiere a la raíz de la lucha libre. En lapso, César entrenó con el señor Arturo Meneses (quien era un gran instructor olímpico), y eso le ayudaba bastante a la hora de enfrentar a sus rivales. Era admirador del Gladiador, en su momento llegó a utilizar la figura de una hacha en los costados de sus zapatillas. Utilizaba el mismo calzón blanco con una franja negra a los lados, que era el mismo que se ponía su ídolo. Valentino y El Gladiador tenían la misma estructura física. En una ocasión le dijo a mi padre que lo llevara a entrenar lucha olímpica; lo llevó a los baños Gloria, donde entrenaba con mi hermano Chucho (Villano I), y le decía cómo defenderse y cómo amarrar a sus rivales; y aprendió rápido y muy bien. Eso lo demostró con el paso del tiempo. Cuando me hice luchador profesional, lo conocí. Como rival, era un hueso duro de roer. Lo vi dar luchas muy buenas luchas contra El Solitario. Eran de mucho llaveo. Otra vez lo vi contra Aníbal y estuvo muy bien. Al principio luchaba en la Arena México, y sus últimos años como luchador fueron en el Toreo de Cuatro Caminos, en la empresa del señor Francisco Flores, aunque también trabajó en el Pavillón Azteca, con el señor Moisés Zarate. […]

13 06, 2009

Recuerdos del Villano III

By | 13/junio/2009|Villano III|

El Vikingo era muy agradable, bastante sociable, le gustaba convivir con nosotros, nos invitaba a cenar y a su casa. Hoy les platicaré del Vikingo, que en su época fue un luchador muy bueno y ocupó lugares estelares. Hizo una tremenda pareja con Renato Torres, otro figurón en esos años; lucharon como Los Hippies. Recuerdo mucho a esta dupla porque acabaron con todos sus rivales. Tuvieron enfrentamientos contra mi papá (Ray Mendoza) y Ringo Mendoza, fueron luchas emocionantes. En una lucha de cabelleras, ganaron mi papá y Ringo. En ese momento, la mejor pareja eran Los Hippies, semanas atrás le habían dado una golpiza a mi papa, así que la lucha por las cabelleras no pudo esperar. En otra ocasión, andábamos por el norte, en una gira de varios días. Ray Mendoza andaba como rudo y hacía pareja con El Vikingo; Dr. Wagner era técnico; el duelo era: Gran Hamada y Wagner contra Ray Mendoza y El Vikingo, al final terminaron casi desmayados de la golpiza que se dieron. Hubo un tiempo en que Dr. Wagner traía asoleado al Vikingo, al Galeno le gustaba mucho llavear, luchar a ras de lona, tenía muchos conocimientos, gran condición física, eran encuentros de antología. […]